dilluns, 12 de gener de 2009

Zantzinger


Si voleu més informació d'aquest subjecte, entreu a la Wiki i us egarrifareu...

Muere William Zantzinger, villano de canción de Bob Dylan

10 de enero de 2009, 07:41 PM

CHARLOTTE HALL, Maryland, EE.UU. (AP) - William Zantzinger, un acaudalado terrateniente de Maryland, cuya participación en una golpiza mortal a una mesera negra de un bar fue relatada en una canción de protesta de Bob Dylan en la década de los sesenta, fue sepultado el viernes. Tenía 69 años.
Zantzinger falleció el 3 de enero. Los familiares no dieron más detalles del deceso, informó la Casa Funeraria Brinsfield-Echols.

El productor de tabaco pasó seis meses en la cárcel y pagó una multa de 500 dólares por homicidio en 1963, luego de haber golpeado con su bastón a la mesera del bar, de 51 años, por haberse tardado demasiado al servirle una bebida.

Hattie Carroll falleció posteriormente a consecuencia de un ataque de apoplejía. En la canción titulada "Lonesome Death of Hattie Carroll", Dylan criticó los diferentes niveles de justicia que se aplicaban a negros y a blancos.

Zantzinger recibió permiso de aplazar el comienzo de su condena dos semanas de manera que pudiera cosechar su tabaco y cumplió su período de detención en la cárcel del Condado de Washington, trabajando en la cocina.

"Hay algo malo en esta ciudad donde un hombre blanco puede matar a golpes a una mujer de color y nadie levanta una mano para detenerlo", dijo el reverendo Thomas C. Jackson en su sermón que pronunció en la Iglesia Memorial Gillis el domingo posterior a la muerte de Carroll.

Noticias de prensa de esa época relatan que Zantzinger había estado bebiendo con su esposa en una cena antes de asistir a un baile. Zantzinger dijo al jurado que mientras cenaban, comenzó a golpear a la mesera con el bastón.

"He golpeado _tocado_ a meseras en el trasero y ellas nunca han dicho nada. Sólo estaba jugando", dijo Zantzinger al jurado en Hagerstown, donde se efectuó el juicio.

"No tenía otro propósito que pasarla bien", dijo Zantzinger en su testimonio. "Lo último que pretendía era lastimar o dañar a nadie. Ni siquiera llegué a pensarlo", agregó.

Zantzinger, quien después se convirtió en un experto en subastas de casas incautadas por deudas, durante años no respondió a las preguntas relacionadas con la canción de Dylan.

En el 2001, el hombre habló con el biógrafo de Dylan, Howard Sounes, y le dijo que él "debió haberlo demandado (a Dylan) para enviarlo a la cárcel. (La canción es) Una absoluta mentira".

Larry Jenkins, un publicista de Dylan, señaló que el compositor no estaba disponible para hacer comentarios al respecto.